Redes Ad-Hoc

A simple vista puede parecernos un concepto complicado pero la idea básica de una red ad-hoc es muy simple: son redes inalámbricas que no dependen de ninguna estructura preexistente, es decir, los dispositivos se comunican entre ellos sin necesidad de tener un administrador central, como un router.

La labor de un router en una red tradicional consiste en encargarse del encaminamiento de los datos que se quieren enviar desde el equipo emisor al receptor. Para poder sustituir al router en una red ad-hoc esta tarea la realizan los propios dispositivos que forman la red.

Este tipo de redes tienen muchas aplicaciones en situaciones en las que se necesita la creación de una red de comunicación rápidamente y el entorno no dispone de las infraestructuras necesarias. Por eso, son muy utilizadas en el ámbito militar y en situaciones de emergencia.

Pueden usarse también para crear un grupo de trabajo donde podemos compartir cualquier tipo de archivo entre los miembros de la red fácilmente e incluso una conexión a Internet, de modo que dichos usuarios no tienen que configurar su propia conexión.

 

Sin título-1

 

Tú mismo en casa puedes crear una red ad-hoc sin mucho esfuerzo y, además de lo anterior, si lo tuyo son los videojuegos podrás jugar con tus amigos en modo multijugador.

Aunque las aplicaciones de estas redes son muchas, la que más nos interesa aquí en Cartum, especialmente en el departamento de Comunicaciones, es la de poder comunicar vehículos entre ellos.

Si, por ejemplo, un vehículo detecta un obstáculo o debe pararse por cualquier imprevisto lo podrá comunicar a través de la red al resto de vehículos que tenga cerca de una forma muy rápida y directa.

Así se evitará que se produzcan colisiones entre los vehículos y es por esto que es una parte muy importante de la red Drotium, ya que la seguridad para nosotros es fundamental.